Accept Cookies?
Provided by OpenGlobal E-commerce

3.jpg
2.jpg
8.jpg
6.jpg
9.jpg
1.jpg
01.jpg
   

Actualizado: Jueves, 20 de abril de 2017

Novedades

28.05.2013

Glosario sobre Omega-3 Los ácidos grasos Los ácidos grasos (la unidad básica de los lípidos) están constituidos por una cadena de carbono (átomos de carbono unidos entre ellos en el que se ad

23.05.2013

Omega-3 y la vista: el papel del DHA en el desarrollo normal de la función de la vista. El ácido graso omega-3 ácido docosahexaenoico (DHA) es un componente importante de las membranas celulares d

Usuarios Online

Tenemos 9 visitantes y ningun miembro en Línea

Subcategorías

  • Salud del Corazón

    Las enfermedades cardiovasculares representan una de las causas de muerte más frecuentes, sobre todo en los países industrializados. Son patologías que tienen una relación directa con el funcionamiento del corazón y la circulación de la sangre.

     

    corazon

    En los últimos años la ciencia médica ha progresado muchísimo en la cura y en a prevención de estas enfermedades. La prevención juega un rol fundamental: según la Organización Mundial de la Sanidad el 30% de las enfermedades cardiovasculares podría ser evitado solo manteniendo una correcta alimentación.En los años setenta del siglo pasado un grupo de investigadores estudió las costumbres alimentarias y las condiciones de salud  de las poblaciones esquimales de Groenlandia. La alimentación de estas poblaciones era especialmente rica en ácidos grasos, aunque la incidencia de enfermedades cardiovasculares era entre las más bajas del mundo. La “fórmula mágica” de la salud cardiaca de los esquimales parece ser el consumo de elevadas cantidades de pescado que conlleva a una elevada ingesta de Omega 3. Estos estudios dieron pié al estudio de los efectos de los Omega 3 sobre la salud humana, en particular sobre los beneficios del consumo diario de Omega 3 relacionados con la salud cardiovascular  (1,2).

  • Salud de la mujer

     

    Desde un punto de vista hormonal las mujeres son muy complejas.

    Durante su desarrollo el cuerpo femenino tiene que afrontar 3 delicadas fases temporales:

    • Premenopausia (menstruación o embarazo)
    • Menopausia
    • Postmenopausia

    Para mejorar el bienestar psicofísico y cuidar de la salud durante cada una de estas fases evolutivas la literatura médica internacional recomienda el uso de los Omega-3.

    Ha sido demostrado que la ingesta de estos ácidos grasos regula el sistema hormonal de la mujer y mejora, por lo tanto, su estado de salud general.

    En particular:

    • Adolescencia: ayudan a aliviar las molestias asociadas al síndrome premenstrual.
    • Embarazo: ayudan a prevenir la diabetes gestacional, el parto prematuro y la depresión post parto; además debido a la acción específica del DHA (ácido docosahexaenoico), favorecen un mejor desarrollo del sistema nerviosos del feto.
    • Amamantamiento: contribuyen a mantener constantes los valores de DHA en la leche materna, cruciales para el crecimiento óptimo del cerebro.
    • Menopausia: contribuyen a cuidar de la salud cardiovascular y son de ayuda para reducir la irritabilidad, calores, sobrepeso e hipertensión.
    • Postmenopausia: tienen un rol importante para contrarrestar la osteoporosis.
  • Sistema nervioso

    Omega-3 para la mente y el sistema nervioso
    Los ácidos de cadena larga poliinsaturados Omega-3 y Omega-6, introducidos a través de la dieta, son esenciales para mantener la estructura y garantizar el funcionamiento de las neuronas.

    De hecho, el tejido nervioso es segundo solamente al tejido adiposo en concentración de ácidos grasos. Tenga en cuenta que más de 60% de la masa cerebral está formada por estas moléculas.

    No sólo eso, la mayor parte de la Omega-3 presente en el organismo se localiza sólo en el cerebro. El ácido graso predominante en estos tejidos es el DHA, mientras que el EPA está presente en concentraciones mucho más bajas.

    Omega-3 membranas celulares y de salud de la mente

    Dentro del tejido nervioso los Omega-3 se concentran sobre todo en las membranas.

    El DHA juega un papel crucial en las siguientes membranas:

        retina que recibe impulsos visuales y los transmite al cerebro;
        sinapsis, puntos de la membrana de las neuronas que dan paso a los impulsos nerviosos;
    mitocondrias, orgánulos celulares provistos de membranas que, también en las neuronas, garantizan la producción de energía.

    En particular, los Omega-3, en las sinapsis, tienen un efecto directo sobre la producción y la liberación de ciertos neurotransmisores, moléculas esenciales para la transmisión de los impulsos nerviosos.

    Entre ellas se encuentran la serotonina y la dopamina. Sin ellos, la transmisión de información, se ralentiza considerablemente. El coste de estas deficiencias es la salud del sistema nervioso.

    Cuando los niveles de serotonina son bajos, la probabilidad de depresión o comportamiento violento es mayor. En situaciones de escasez de dopamina, en cambio, aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson o el trastorno de déficit de atención, una condición caracterizada por una disminución de la capacidad de concentrarse en tareas inmediatas.


    El papel de los Omega-3 en el tratamiento

    Algunos estudios sugieren que altas dosis de aceite de pescado, rico en ácidos grasos Omega-3, ayudan a mantener los niveles adecuados de serotonina y dopamina.

    Además algunos experimentos han demostrado que las neuronas cultivadas en el laboratorio necesitan estos ácidos grasos para multiplicarse, diferenciarse y capturar o liberar neurotransmisores.

  • Omega 3

    Oleumdietetica.com: Tu recurso sobre Omega-3


    Oleumdietetica.com es tu recurso dedicado al mundo de los ácidos grasos Omega-3.

    Ahora está científicamente comprobado: los Omega-3 juegan un papel crucial en la salud humana.

    Entre los principales beneficios:

    • Mejorar el bienestar físico y mental
    • Reducir el estado inflamatorio del organismo
    • Apoyar el crecimiento del niño
    • Facilitar la recuperación deportiva
    • Disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares
    • Luchar contra el envejecimiento de la piel y el cabello
    • Apoyar el desarrollo de la capacidad de concentración y la memoria
    • Ayudar a regular los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre

     

    Pero ¿qué son exactamente? ¿Dónde están? ¿Cómo tomarlos? Y de nuevo, ¿qué precauciones hay que tomar?

    Para responder a tus preguntas, y facilitar la búsqueda de información, hemos reunido en esta sección una guía calificada sobre el mundo de los ácidos grasos Omega-3.

    Características, fuentes alimenticias, biodisponibilidad, indicaciones de uso y eficacia con respecto a las diferentes condiciones físicas son sólo algunos de los temas en los que hemos profundizado para ti

    Feliz lectura!

  • Vía respiratoria
  • Sistema Inmunitario

    Omega-3 para el sistema inmune

    Los ácidos grasos Omega-3 son poderosos aliados del sistema inmunitario. Varias investigaciones han demostrado su capacidad para modular la respuesta inmune inflamatoria.

    Los primeros datos sobre este tema se remontan a 1932, cuando se observó que algunas condiciones inflamatorias podían ser contrarrestadas mediante tratamiento con los ácidos grasos Omega-3, ácido eicoesapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA).

    ¿Por qué inmunidad e inflamación están relacionadas?

    Los procesos inflamatorios representan un mecanismo de defensa genérica y no específica que ayuda al cuerpo a luchar contra cualquier agresión, ya sea traumática, química o microbiana.


    Sus principales síntomas son descritos ya en el siglo I dC en “De Artibus” de Aulo Cornelio Celso, son 4:

    • rubor (enrojecimiento);
    • calor (aumento de la temperatura de la zona inflamada);
    • tumor (hinchazón);
    • dolor (dolor).

    A éstos se añaden sucesivamente un quinto síntoma: la funcio laesa (pérdida de la función).

    La inmunidad específica es, en cambio, un sistema de defensa más sofisticado, dividido en dos mecanismos:

    • humoral o anticuerpo, sobre la base de la producción de anticuerpos;
    • la inmunidad mediada por células que pertenecen a sistema de defensa del cuerpo.

    Tanto la inflamación cómo la inmunidad específica, se pueden promover por varios factores. El estímulo desencadenante provoca la producción de moléculas que indican la presencia de inflamación del cuerpo: interleukinas y eicosanoides.

    Y es aquí donde entran en juego los ácidos grasos. El equilibrio entre Omega-3 y Omega-6 (otro tipo de grasa) rige la producción de varias moléculas inflamatorias. En particular, los Omega-3 inhiben la producción de eicosanoides y juegan un rol anti-inflamatorio, los Omega-6, por el contrario, promueven la inflamación.


    El papel de los Omega-3

    Años de estudios han aclarado el mecanismo por el cual ácidos grasos Omega-3 pueden modular la respuesta inmune y la inflamación.

    Su efecto depende de diversos factores, tales como el tipo y la cantidad de ácidos grasos introducidos, de la potencia y de la duración de la ingesta de suplementos y complementos alimenticios.


    Los resultados de los primeros ensayos, que se han confirmado por estudios clínicos, han demostrado la eficacia de los suplementos de aceite de pescado, ricos en Omega-3, para modular la actividad de las moléculas proinflamatorias y los factores que intervienen en la respuesta inmune.


    Omega-3 y las enfermedades reumáticas

    Una aplicación interesante de ácidos grasos Omega-3 se refiere a las enfermedades reumáticas provocadas por fenómenos autoinmunes.

    Las enfermedades autoinmunes se llaman así porque su base hay una respuesta anormal del sistema inmune que ataca a su propio cuerpo.

    Entre las enfermedades reumáticas inflamatorias crónicas y enfermedades autoinmunes se incluyen las siguientes:

    • artritis reumatoide
    • artritis psoriásica
    • espondilitis anquilosante
    • lupus eritematoso sistémico
    • esclerodermia
    • otras enfermedades raras

    Todas estas enfermedades tienen en común un estado de inflamación crónica.

    En general el 1% de la población sufre estas enfermedades y las mujeres se ven afectadas 3 veces con más frecuencia que los hombres.

    Aunque en la mayoría de los casos se desconoce la causa, parece que las personas con estos trastornos tienen una predisposición genética para su desarrollo. Esto significa que su sistema inmunológico, estimulado por varios factores, por ejemplo, por microorganismos, desencadena una respuesta inflamatoria anormal que es la base de estas enfrermedades.

    Dado que los glóbulos blancos (es decir, las células del sistema inmunológico) y los anticuerpos circulan en la sangre, la inflamación tiene lugar en todo el cuerpo.


    Los beneficios de los Omega-3 para el sistema inmunológico han sido resumidos por Artemis Simopoulos, presidente del Centro de Genética, Nutrición y Salud en Washington (EE.UU.), en un artículo publicado en 2002 en el Journal of the American College of Nutrition.


    Una de las primeras pistas en este sentido fue el bajo porcentaje de enfermedades autoinmunes e inflamatorias en las poblaciones de esquimales que viven en Groenlandia, cuya dieta es rica en pescado que contiene una cantidad importante de Omega-3.

  • Niños y bebés

    Los ácidos grasos Omega-3 desempeñan un papel vital en la salud de los lactantes y de los niños, desde la concepción hasta la infancia, así como en el tratamiento de enfermedades pediátricas.Actualmente hay 3 líneas de investigación relacionadas con el uso de Omega-3 (EPA y DHA) de origen marino para la salud de los lactantes y de los niños:   

     

    •  formulaciones dietéticas
    •  asma pediátrica
    •  psiquiatría y psicología de los niños
  • La piel

    Los Omega-3 ayudan a mantener la piel saludable. Sus beneficios se pueden notar tanto en la piel seca cómo en la que está sujeta a un envejecimiento prematuro. Además, estos ácidos grasos mejoran la condición del cabello quebradizo o seco.

    Incluso en el caso de enfermedades tales como la dermatitis y la psoriasis, en las que se altera la composición de sebo, una ingesta adecuada de Omega-3 ayuda a restaurar las proporciones correctas entre los diferentes ácidos grasos, que aseguran la integridad y funcionalidad de epitelio.

  • Omega-3 y la vista

    Omega-3 y la vista: el papel del DHA en el desarrollo normal de la función visiva
    El ácido graso omega-3 ácido docosahexaenoico (DHA) es un componente importante de las membranas celulares de la retina. Esta es la membrana que reviste el interior del globo ocular a través del cual se envían impulsos de luz percibida por el ojo hasta el cerebro.Por sí misma, la retina es particularmente rica en ácidos grasos de cadena larga. Entre éstos, el DHA puede constituir hasta el 50% de las grasas presentes en este tejido. Por esta razón, se ha especulado que puede estar implicado en las funciones visuales.

Destacados

El mejor entre 1500 Multivitamínicos
El escudo contra el colesterol alto Restaura energía, Revitaliza
cardiol-forte corvalen

 

Ultra Preventive® X ha sido cuidadosamente desarrollado para contener las proporciones adecuadas de alimentos sin peligro de la acumulación tóxica u otros efectos secundarios

Cardiol® Forte es un suplemento dietético útil para mantener los niveles normales de colesterol y proteger los lípidos de la sangre del estrés oxidativo

Corvalen contiene D-ribosa, un ingrediente seguro y estudiado clínicamente que apoya la forma natural de nuestro cuerpo en la producción de ATP, fuente de energía de la célula.

Más información

Más información

Más Información

bottom-banner

Contáctanos

Dirección: C/ Iris,2 38360 - El Sauzal - Tenerife - España.

Tel: 922 084 703.

Móvil: 670 939 765.

Madrid: 633 250 535

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Síguenos

twitter facebook

Encuesta

¿Sabe usted si su suplemento de Omega3 tiene la concentración adecuada?