Accept Cookies?
Provided by OpenGlobal E-commerce

3.jpg
2.jpg
8.jpg
6.jpg
9.jpg
1.jpg
01.jpg
   

Actualizado: Martes, 12 de enero de 2016

Novedades

28.05.2013

Glosario sobre Omega-3 Los ácidos grasos Los ácidos grasos (la unidad básica de los lípidos) están constituidos por una cadena de carbono (átomos de carbono unidos entre ellos en el que se ad

23.05.2013

Omega-3 y la vista: el papel del DHA en el desarrollo normal de la función de la vista. El ácido graso omega-3 ácido docosahexaenoico (DHA) es un componente importante de las membranas celulares d

Usuarios Online

Tenemos 151 visitantes y ningun miembro en Línea

CONCLUSIONES

En conclusión, los omega 3 de cadena larga, por medio de sus vías metabólicas, tienen una actividad preventiva y un efecto beneficioso sobre los factores de riesgo cardiovascular como los valores de triglicéridos, las arritmias y la hipertensión arterial. Estudios relativos a pacientes que sufren patologías cardiovasculares (infarto de miocardio y arritmias) han demostrado una reducción de la mortalidad del 20 al 45% en adultos que usan omega-3. Complementos alimenticios que buscan reestablecer un adecuado equilibrio entre omega-3/omega-6 en personas sanas y en personas a riesgo de padecer enfermedades pueden ser una esperanza para aquellos que, junto con un tratamiento medicamentoso, si es necesario, y de un correcto régimen dietético, quieran prevenir la insurgencia de enfermedades cardiovasculares.
La eficacia de los omega-3 en este sector es tan importante que no existe, hasta hoy, una parte de la medicina dedicada a la prevención de enfermedades cardiovasculares en la cual se hayan encontrado mejores resultados (1,2,3).

Bibliografía:


1.
Marchioli et al. (1999) The Lancet; 354:447-55
2. Singh et al. (2002)] Lancet 360 (9344): 1455-61.
3. De Lorgeril et al. (2002) European Heart Journal 23(4): 277-85

ARRITMIAS

Los problemas del ritmo cardiaco se caracterizan por una actividad eléctrica irregular del miocardio. Un aumento de la excitabilidad (batmotropismo) de la fibra del miocardio se encuentra en la basa de numerosas arritmias; éstas en general se manifiestan cuando la secuencia normal de inicio y propagación del impulso es irregular. Las arritmias son potencialmentes mortales y pueden originar muertes súbitas que representan una tercera parte de las muertes totales por ataque cardiaco.


Un estudio de 1996 publicado en la prestigiosa revista  British Medical Journal demostró que las arritmias ventriculares disminuyen a partir de una toma de 2.4 g de Omega-3 al día1. El mismo resultado fue confirmado por el mismo grupo de investigación tres años después en un estudio publicado por el American Journal of Clinical Nutrition.2

El porcentaje de muerte por parada cardiaca por arritmia disminuye cando la composición de ácidos grasos en las membranas celulares cardiacas es rica en Omega-3 de cadena larga3. Una toma directa de DHA puro ( y no de precursores lejanos como el ácido alfa-linolénico, el Omega-3 de cadena corta de origen vegetal) tiene un claro efecto antiarritmico ligado a un aumento de la presencia del DHA (hasta un 20%) en las membranas de las células del corazón4,5,6.
Pacientes con arritmias cardiacas, tratados con 3 g de aceite de pescado en cápsulas por día han reducido, no solo los valores de triglicéridos y del colesterol no HDL, sino también desordenes auriculares y ventriculares.

Notas bibliograficas:

1.
Christensen et al. (1996) British Medical Journal 312 : 677-678.
2. Christensen et al. (1999) American Journal of Clinical Nutrition 70 : 331-337.
3. Siscovick et al. (1995) JAMA 274(17): 1363-1367.
4. Durot et al. (1997). Molecular & Cellular Biochemistry 175(1-2):253-62.
5. Leaf et al. (2005) Circulation. 2005 Nov 1;112(18):2762-8.
6. Leaf, A. (2002) Nutrition & Health 16(1): 47-9.

ACCIÓN ANTI TROMBÓTICA

Los omega-3 de cadena larga (EPA, DHA) disminuyen la agregación de las plaquetas y favorecen la dilatación de los vasos sanguíneos; desarrollan de esta forma una acción anti hemostasis y anti trombosis.
Cada sustancia que modula la función de las plaquetas tiene mucha importancia sobre la gravedad del infarto de miocardio que constituye una de las causas más frecuentes de muerte. Es una enfermedad que ha sido estudiada en profundidad con respecto a su patogénesis y en todas sus secuencias al ser reproducible en animales de laboratorio. La causa más frecuente es la reducción del aporte hemático por trombosis, embolia o espasmo de las coronarias. Las propiedades anti trombóticas y anti hemostáticas de los omega-3 se mantienen en valores fisiológicos y no aumentan el riesgo de hemorragia si tomados en dosis diarias de entre 1 y 3.5g de EPA y DHA (1,2).
Los resultados de distintos estudios epidemilógicos han demostrado que el consumo de ácidos grasos omega-3 (pescado y aceite de pescado) está inversamente asociado al riesgo de ataque cardiaco, en particular de infarto de miocardio causado por fenómenos relativos a trombosis.
La toma regular de aceite de pescado EPA y DHA (omega-3 de origen marino) lleva a una mejoría de la función vascular y reduce la incidencia de eventos trombóticos (3).

Estos efectos pueden impedir e influenciar favorablemente las enfermedades y los ataques de corazón.


Bibliografía
:

1.
Von Schacky et al. (1985) Journal of Clinical Investigation  76(4):1626-31.
2.Von Schacky et al. (1985) Journal of Clinical Investigation 76 (6): 2446-50.
3. Wijendran et al. (2004) Annu Rev Nutr ;24:597-615.

MORTALIDAD CARDIOVASCULAR

Un gran número de estudios epidemiológicos relacionan el consumo regular de pescado con un disminución del 50% en la mortalidad cardiovascular (1). Estos estudios ponen así en evidencia el efecto protector típico de los Omega-3 en la disminución de la mortalidad cardiovascular, incluso a dosis muy bajas que no llegan a controlar los nivees de colesterol hemático.

El efecto cardioprotector se ha confirmado en distintos estudios clínicos. Entre los más importantes caben destacar el Physician's Health Study y el MRFIT (Multiple Risk Factor Intervention Trial), ambos estudios de prevención primaria (o sea estudios relativos a personas que no han pdecido nunca problemas de corazón). En ellos se ha demostrado que los pacientes con niveles altos de Omega-3 en sangre tienen el 81% menos de posibilidades de padecer muerte súbita y que un consumo de Omega-3 superior a los 0.7g diarios permite una reducción del 40% de padecer patologías coronarias (2,3,5).

Otro estudio de extrema relevancia ha sido el italiano GISSI (Gruppo Italiano per lo Studio della Sopravvivenza nell’Infarto del miocardio), un estudio de prevención secundaria, donde los sujetos estudiados ya habían sobrevivido a un primer ataque cardiaco. Este estudio se realizó en Italia, contó con 11.000 pacientes seguidos durante un periodo de 3.5 años. Este estudio demostró que una complementación de la dieta con 900 mg de EPA y DHA al día en sujetos que ya hayan padecido un problema vascular reduce el 20% la mortalidad total, el 30% la mortalidad por enfermedad cardiovascular y el 45% el riesgo de muerte súbita (4,5).

El estudio GISSI confirma así losresultados del estudio DART (Diet and Reinfarction Trial), realizado en 2.000 hombres que demuestra una reducción del 29% de la mortalidad cardiaca entre los consumidores habituales de pescado (6).

Estudios epidemiológicos que han valorado los efectos provocados por una ingesta alientaria de pescado, ácido alfalinolénico y otras fuentes de Omega-3  han demostrado una reducción de muerte cardiaca impovisa y de mortalidad eneral debido a probleas de corazón (7,8,9).

Es importante tener en cuenta que el consumo de pesado rico en contaminates ambientales como el metil mercurio, atenúa o incluso invierte los efectos positivos sore la protección cardiovascular de los Omega-3. Por esta razón es necesario utilizar como complemento alimenticio fuentes seguras de Omega3, extraido de pescados por ultrapurificación.

Bibliografía:

1.
Siscovick et al. (1995) JAMA 274(17): 1363-1367.
2.
Albert et al. (2002) New England Journal of Medicine 346: 1113-1118.
3.
Dolecek et al. (1991) World Rev Nutr Diet 66: 205-216.
4.
Marchioli et al. (1999) The Lancet; 354:447-55
5.
Burr et al. (1989) Lancet 2: 757-761.
6.
Kris-Etherton PM et al.(2002) Circulation;106:2747-2757.
7.
Weisman D, et al.(2004) Isr Med Assoc J; 6:227-232."
8.
Virtanen J, et al. Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology 2005;25:228.

HIPERTENSIÓN

La hipertensión arterial representa uno de los principales factrores de riesgo cardiovascular, al mismo tiempo que uno de los principales factores de riesgo modificables para enfermedades como el ictus cerebral, el infarto de miocardio y los estados de demencia. Sería de recibo asociar a un tratamiento anti-hipertensivo farmacológico un estilo de vida saludable basado en el control del peso corporal, en el control de la calidad y cantidad de los alimentos y en el aumento de la actividad física diaria.


La ingesta de complementos alimenticios de aceite de pescado ha demostrado un pequeño efecto hipotensivo en los sujetos más ancianos e hipertensos. Es de sobra conocido que incluso reducciones muy pequeñas en los valores de tensión pueden reducir de forma significativa el riesgo de padecer un ataque al corazón o un evento coronario (1,2,3).

De todas forma los Omega 3 representan una valida terapia complementaria para prevenir y para controlar el desarrollo de fenómenos ateroscleróticos. La acción combinada de la disminución de la tasa de colesterol, de la formación de trombos y de la dilatación de los vasos sanguíneos resulta de clara importancia en el control de pacente hipertensos. Es de sobra conocido que una dieta rica en grasa saturada aumenta el riesgo de sufrir episodios isquémicos de tipo cardiovascular mientras que las grasas insaturadas ejercen un efecto de protección y de prevención en el mismo perfil de riesgo (4). La grasa saturada, además de desequilibrar de forma peligrosa el perfili lipídico hemático, puede tener un efecto negativo en la presión arterial (5,6). La ingesta de grasa monoinsaturada (como el ácido oleico del aceite de oliva) y de grasa poliinsaturada (como el Omega-3) se ha demostrado que pueden ayudar a controlar los niveles de presión (7,8,9).
Concluyendo: el consumo regular de pescado rico en EPA y DHA o la ingesta de complementos alimenticis a base de  aceite de pescado ayudan a combatir la hipertensión debido tanto a la reducción de triglicéridos, la reducción de la agregación plaquetaria y la mejora de la función endotelial (10,11).    

Notas bibliográficas:

1. Kris-Etherton PM, et al. (2002) Circulation;106:2747-2757
2. Knapp, H. R. (1989) Nutrition Reviews 47(10): 301-13.
3. Morris et al. (1993) Circulation; 88(2): 523-33.
4. Joint WHO/FAO Expert Consultation.(2003) Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases. Geneva, WHO Technical report Series; 916:1-149.
5. Strazzullo P. et al (1986) J Hypertens; 4:407-12.
6. Ferro-Luzzi A. et al. (1984) Am J Clin Nutr; 40:1027-37.
7. Ricci S. et al. (1997) UFA Group Study. J Neurol; 244:360-4.
8. Gillman MW et al. (1997) JAMA ; 278:2145-50.
9. Simon JA et al. (1995) Stroke; 26:778-82.
10. Kris-Etherton PM et al. (2002) Circulation; 106:2747-57.
11. Skerret PJ et al. (2003) Prev Cardiol; 6:38-41.

TRIGLICÉRIDOS, COLESTEROL Y OMEGA 3

Los triglicéridos son el principal constituyente de la grasa animal y vegetal. En el torrente sanguíneo las grasas son transportadas por lipoproteinas, grandes complejos compuestos por proteinas y moleculas de grasa. Tanto colesterol como triglicéridos viajan, en la sangre, en el interior de estos complejos.

La causa de la aterosclerosis.

Las grasas alimentares, los azúcares y las proteinas consumidas en exceso son trasformados por el hígado en trigliceridos que son transportados por el torrente sanguíneo a todas las células del cuerpo. Se almacena en las células adiposas y se utiliza como carburante en las demás células. Es por lo tanto normal tener una cierta cantidad de triglicéridos en sangre. Un exceso de triglicéridos en sangre y su acumulación es, por lo contrario, muy perjudicial: una tasa elevada de triglicéridos en sangre es  uno de los principales factores de riesgo cardiovascular (1,2). Por esta razón hay un interés cada vez mayor sobre los compoonentes de la dieta que pueden influenciar el nivel de triglicéridos: ¡es mucho mejor prevenir antes que curar!

ateroma big


Los Omega-3 reducen los trigligéridos...

Los triglicéridos y el colesterol en exceso en la sangre pueden ser controlados por los ácidos grasos Omega3 de cadena larga. Este hecho ha sido corroborado por una infinidad de estudios. Cuando hablamos de Omega 3 de cadena larga nos referimos principalmente a dos tipos distintos, al ácido Eicosapentaenoico (EPA) y al ácido Docosahexaenoico (DHA). La fuente principal de estos nutrientes es el aceite de pescado. Estas son las moléculas que pueden tener efectos importantes sobre nuestra salud al ser muy eficaces en disminuir la concentración plasmática de triglicéridos y colesterol no-HDL. Gli omega-3 abbassano i trigliceridi

Una dieta rica en omega-3 EPA e DHA tiene un efecto importente en el metabolismo de las grasas, porque produce una disminución de los triglicéridos tanto en ayuna como después de las comidas. Estos datos se han confirmado tanto en voluntarios sanos como en voluntarios con hipertrigliceridemia (una condición patológica caracterizada por un exceso de triglicéridos en sangre. (3,4)
La dosis mínima necesaria de Omega-3 EPA y DHA para obtener un claro efecto sobre los triglicéridos es de 1 g al día, la cantidad que se tomaría con una dieta rica en pescado azul. Una comparación entre distintos estudios clínicos llevados a cabo en humanos ha permitido conseguir una conclusiones aún más precisas. El consumo de 3-4 g al día de Epa y Dha puede llavar a una reducción de triglicéridos hemáticos de entre el 25 y el 45%. Estas reducciones son más acusadas en personas con niveles de partida de triglicéridos en sangre más altos que en el caso de personas sanas, en cuyo caso la reducción es mucho menos significativa (5,6).

104
...aumentan el colesterol HDL...

El consumo de Omega-3 influye en la composición total de las lipoproteinas, en particular aumenta el colesterol “bueno” (HDL), mejorando aún más el perfil de riesgo cardiovascular (7).
Gli omega-3 aumentano il colesterolo Algunos estudios clínicos han estudiado a las mujeres, teniendo en cuenta su edad. Se a demostrado que durante la menopausia el consumo de 2.4 g de EPA y 1.6 g de DHA reduce un 26% los niveles de triglicéridos plasmáticos y disminuye un 28% el ratio triglicéridos/colesterol HDL. Este ratio es muy importante en la prevención de enfermedades de las coronarias al indicar de forma muy fiable el perfil de riesgo cardiovascular del paciente.

108


[...] Además reduce de forma importante el riesgo cardiovascular.

La reducción del ratio TG/HDL puede significar una importante prevención de enfermedades para el 27% de las mujeres en el estudio. Por otro lado no se ha encontrado ninguna variación en este parámetro debido a la terapia hormonal sustitutoria (7,8). Riduzione del rischio cardiovascolareHallazgos parecidos han sido encontrados en un grupo de mujeres en edad fertil.

Otro estudio, llevado a cabo en niños con hiperlipidemia (14), ha demonstrado que un consumo diario de 1.2 g de DHA aumento la síntesis de lipoproteinas anti aterogénicas (HDL o colesterol ”bueno”) que inhiben la formación de placas fibrosas en la pared de las arterias, placas que originan aneurismas y eventos trombóticos. Por otro lado reducen considerablemente la sintesis de lipoproteinas aterogénicas (LDL).
Un estudio reciente, que ha tenido en cuenta muchos factores, ha demostrado que la ingesta de complementos nutricionales (aceite de pescado, salado, esteroles vegetales) unida a una actividad física regular consigue disminuir el colesterol total entre un 8 y un 26%, aunque de forma más intensa el LDL (entre un 8 y un 30%) y de los triglicéridos (12-39%) además de aumentar los valores de HDL entre el 2 y el 8% (15).

109


Notas bibliográficas:

1. Stampfer et al. (1996) JAMA 276 (11): 882-8.
2. Miller et al. (1998) Journal of the American College of Cardiology 31(6): 1252-7.
3. Nenseter et al. (1992) Arteriosclerosis & Thrombosis 12(3): 369-79.
4. Lu et al. (1999) The Journal of Nutritional Biochemistry 10(3): 151-158.
5. Alt Med Alert - Evidence regarding the use of omega-3 fatty acids for hyperlidemia (2005)
6. Weber P et al. (2000). Nutr Metab Cardiovasc Dis;10(1):28-37.
8. Stark KD et al. Am J Clin Nutr 2000; 72(2):389-394.
9. Lox CD. Gen Pharmacol,1990; 21(3):295-298.
10. Maggie Laidlaw et al. Am J of Clinical Nutrition, 2003;77(1)37-42
11. Sands SA et al. Lipids, 2005; 40(4): 343-347.
12. Harris et al. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids
13. Durrington PN, et al.(2001) Heart ;85:544-548.
14. Engler MM, Engler MB. American Journal of Cardiology, 2005;95(7):869-871
15. Varady et al J. Nutr, 2005; 135:1829-1835.
16. Hainault et al. Annals of New York Academy of Sciences, :98-101.
17. Ikemoto et al. Metabolism, 1996; 45(12):1539-46. 18. Storlien, L. H. Lipids, 1996; 31 (Supplement): S-261-265

Las enfermedades cardiovasculares representan una de las causas de muerte más frecuentes, sobre todo en los países industrializados. Son patologías que tienen una relación directa con el funcionamiento del corazón y la circulación de la sangre.

 

corazon

En los últimos años la ciencia médica ha progresado muchísimo en la cura y en a prevención de estas enfermedades. La prevención juega un rol fundamental: según la Organización Mundial de la Sanidad el 30% de las enfermedades cardiovasculares podría ser evitado solo manteniendo una correcta alimentación.En los años setenta del siglo pasado un grupo de investigadores estudió las costumbres alimentarias y las condiciones de salud  de las poblaciones esquimales de Groenlandia. La alimentación de estas poblaciones era especialmente rica en ácidos grasos, aunque la incidencia de enfermedades cardiovasculares era entre las más bajas del mundo. La “fórmula mágica” de la salud cardiaca de los esquimales parece ser el consumo de elevadas cantidades de pescado que conlleva a una elevada ingesta de Omega 3. Estos estudios dieron pié al estudio de los efectos de los Omega 3 sobre la salud humana, en particular sobre los beneficios del consumo diario de Omega 3 relacionados con la salud cardiovascular  (1,2).

Salud Cardiovascular

El escudo contra el colesterol alto
Controla triglicéridos y colesterol
Extremadamente concentrado
cardiol-forte eulipid258 meaquor258
CARDIOL® Forte es un suplemento dietético útil para mantener los niveles normales de colesterol y proteger los lípidos de la sangre del estrés oxidativo EULIPID®, la sinérgia de sus componentes proporcionan protección frente a la peroxidación lipídica y el estrés oxidativo. MEAQUOR® es una fuente extremadamente concentrada de EPA y DHA y puede ser de ayuda en la terapia para controlar los triglicéridos hemánticos. Contiene en una sóla toma la dosis recomendada por la AHA a pacientes con enfermedad cardiovascular
Más información Más información Más Información

bottom-banner

Contáctanos

Dirección: C/ Iris,2 38360 - El Sauzal - Tenerife - España.

Tel: 922 084 703.

Móvil: 670 939 765.

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Síguenos

twitter facebook

Encuesta

¿Sabe usted si su suplemento de Omega3 tiene la concentración adecuada?

No me preocupa - 22.4%
Siempre he tonado el mismo y me va bien - 4.1%
Lo compro en Farmacia y no hace falta contrastarlo - 2%
Siempre consumo Omega 3 con certificado IFOS - 71.4%

Votos totales: 49
La votacion ya ha finalizado en: 31 Dic 2015 - 00:00